Páginas vistas en el último mes

lunes, 30 de enero de 2012

Atrofia muscular

Las personas que no realizan ejercicio físico y llevan una vida sedentaria o sin actividad física alguna, tienen mayor probabilidad de padecer atrofia muscular. Se caracteriza por la ausencia de un estímulo nervioso en la placa neuromuscular, lo que provoca una pérdida de fuerza en los músculos.
El momento habitual en el que aparece esta enfermedad es la vejez y sus principales síntomas son el dolor en las articulaciones y el quebranto de la fuerza en los músculos.
Tiene como consecuencia la miotonía, que consiste en la dificultad para relajar el músculo después de una contracción muscular voluntaria y que provoca problemas de debilidad y pérdida de volumen en el músculo.
Esta debilidad en los músculos puede acabar en una insuficiencia respiratoria o problemas de visión y habla.
Para retrasar los efectos de dicha enfermedad se recomienda la realización de ejercicios acuáticos y de rehabilitación con la ayuda de un médico o terapeuta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario